lunes, 8 de abril de 2024

CURSO DE LITURGIA

Fuente: Delegación Diocesana de Catequesis

 

29. EL TIEMPO PASCUAL

Con el domingo de Pascua, domingo sobre el que gira todo el año litúrgico del cual es su raíz, se comienza uno de los tiempos litúrgicos fuertes: el tiempo pascual, cuya característica es la alegría. Abarca los cincuenta días posteriores a Pascua de Resurrección (cincuentena pascual), incluyendo el domingo pascual, y se distinguen tres periodos:

 v OCTAVA DE PASCUA. Son los ocho días posteriores y deben considerarse como un sólo día festivo. Termina en las Vísperas del II Domingo de Pascua, también llamado domingo “in albis” porque era cuando los catecúmenos que se habían bautizado la Vigilia pascual, deponían las vestiduras blancas que habían llevado toda la octava. 

v   TIEMPO PASCUAL HASTA LA ASCENSIÓN.

v TIEMPO PASCUAL DESPUÉS DE LA ASCENSIÓN.

En este tiempo celebramos:

-      La Ascensión del Señor. A los cuarenta días de Pascua, hoy pasada al domingo VII de Pascua.

-   Pentecostés: Se celebra a los cincuenta días de Pascua, en el domingo VIII después de Resurrección. Su octava ha sido suprimida. Es el colofón del ciclo pascual, no una nueva Pascua.

Los judíos ya celebraban la fiesta de la cincuentena para conmemorar la Alianza de Dios con su pueblo en el Sinaí. La Iglesia, en el Concilio de Nicea reunido el año 325, dispuso que la Pascua se celebrase el domingo que hubiese tras el primer plenilunio del equinoccio de primavera o, dicho de otra manera, el domingo que sigue a la primera luna llena que haya después del 22 de marzo. Por este motivo, la Pascua de Resurrección (la Pascua Florida, que es como se la llama en España), es fiesta variable, pues depende de la luna y necesariamente deberá oscilar entre el 22 de marzo y el 25 de abril. En cierto modo, se puede decir que así se unen los dos calendarios: el lunar (de tradición hebrea) y el solar. 

En la cincuentena pascual, que debe considerarse como una única solemnidad, siempre debe haber signos festivos en el altar y en la iglesia (flores, luces, música). El cirio pascual debe encenderse a diario para subrayar la unidad de la cincuentena pascual y vuelve el Gloria. Duratne este periodo de la cincuentena, en las lecturas se omiten las del Antiguo Testamento, para dar a entender que estamos en un tiempo nuevo, leyéndose los Hechos de los Apóstoles, el Apocalipsis, las Cartas de san Juan y san Pedro. En las evangélicas, se lee el de san Juan y las apariciones del Resucitado, según el evangelista del año.

La cincuentena pascual es el tiempo fuerte por excelencia del año litúrgico y la alegría debe ser la nota dominante. Es tiempo de frecuentar los sacramentos y de llevar la Eucaristía procesionalmente a los enfermos. El Código de Derecho Canónico obliga a comulgar al menos una vez al año y este precepto debe cumplirse en tiempo pascual, salvo que por causa justa, se haga en otro tiempo (CDC 920). También es precepto confesar los pecados graves al menos una vez al año, aunque no necesariamente en tiempo pascual. Las vestiduras de los ministros son blancas.

Fuente: (Cf) Curso de Liturgia. (Cf) Pedro Sergio Antonio Donoso Brant


lunes, 1 de abril de 2024

Boletín Parroquial "O Sineiro ", n. 644

 


Pódese consultar este Boletín pretendo AQUÍ.

OCTAVA DE PASCUA

Fuente: Diario El Mundo
 

Hace mucho tiempo que la Iglesia se dio cuenta de que necesitamos algo más que un día para contemplar los sublimes misterios celebrados en las principales fiestas de nuestra fe, misterios como el Nacimiento Virginal y la tumba vacía. Debemos tener tiempo para reflexionar y experimentar en nuestro corazón lo que Dios está revelando en estos días santos.

Como resultado, hace siglos la Iglesia comenzó la costumbre de prolongar la celebración de ciertas fiestas importantes a lo largo de ocho días. La fiesta en sí es el primer día de la octava, y el octavo día se llama día de la octava. Así, el término octava puede referirse tanto al octavo día únicamente como a todo el período de ocho días en su conjunto. 

Así, el Domingo de Resurrección comienza el tiempo pascual y, según algunos autores, la Octava de Pascua es la primera semana de la Cincuentena, que se considera como si fuera un solo día, es decir, el júbilo del Domingo de Pascua se prolonga ocho días seguidos. ese es el motivo por el que, a diferencia de la Octava de Navidad que a día de hoy también celebra la Iglesia, los siete días previos no incluyen otras conmemoraciones ni días festivos; toda nuestra atención está centrada en el Señor resucitado. De hecho, cada uno de los días dentro de la Octava de Pascua es en sí mismo una solemnidad, una “mini-Pascua”.

Durante los días de la Octava de Pascua, las lecturas de la Misa nos cuentan la hermosa historia de la Resurrección para que podamos reflexionar sobre la realidad de que el Calvario no fue el final. Cada uno de nosotros puede identificarse con la tristeza, la confusión y la posterior alegría de los discípulos.

El octavo y último día de la Octava de Pascua fue durante siglos llamado "Domingo Bajo" para contrastarlo con la maravilla del Domingo de Pascua. Sin embargo, en abril de 2000, el Papa Juan Pablo II designó el Domingo Bajo como Domingo de la Divina Misericordia, en respuesta a las revelaciones privadas recibidas por Santa Faustina Kowalska (1905-1938).

Autor: DD Emmons.

FUENTES:

https://www.simplycatholic.com/why-celebrate-octaves/ (30.3.2024)

https://www.aciprensa.com/recurso/2922/octava-de-pascua (30.3.2024)

 

 


domingo, 31 de marzo de 2024

DOMINGO DE RESURRECCIÓN: CIMA DEL AÑO LITÚRGICO

La tumba está vacía. JESÚS ESTÁ VIVO
Fuente: La vida de Jesús, JW.ORG 
 

Este año, en la Vigilia Pascual escuchamos el relato de san Marcos, que habla de las mujeres que acuden de madrugada para embalsamar el cuerpo de Jesús. Primero les sobreviene la sorpresa de encontrar la tumba abierta; luego, al entrar en el sepulcro y ver a un joven vestido de blanco, “quedaron aterradas” y salieron huyendo, “pues estaban temblando y fuera de sí” y, “del miedo que tenían”, no dijeron nada a nadie. 

El ángel del sepulcro
Fuente: PINTEREST

Es un texto sorprendente porque, aunque proclama la resurrección de Jesús, en ningún momento se hace referencia a la alegría; únicamente vemos pavor y desconcierto. Sólo después, como nos narran otros evangelios, cuando se encontraron personalmente con Jesús resucitado, es cuando empezaron a entender qué significaba “la resurrección” y a experimentar la alegría.

Los diferentes relatos de las apariciones de Jesús a sus discípulos muestran ese proceso en que la estupefacción, e incluso la duda y el miedo, se entremezclan con la alegría.

En otros momentos se nos dice que los discípulos no entendían lo que habían anunciado las Escrituras y que Jesús les descubrió su sentido. El que ha resucitado es el mismo que se hizo hombre para nuestra salvación y que se ofreció en la cruz por nosotros: no podemos separar su resurrección de su vida terrena ni de su muerte. Se hizo hombre para ser camino para nosotros. Ahora sabemos que, pasar por el Calvario nos conduce hacia Dios y que, para seguirlo, hemos de penetrarnos de lo que nos enseña en los evangelios e intentar vivirlo.

Permaneciendo fieles, aquellas mujeres pasaron del pasmo a la alegría más profunda. Del mismo modo, que también nosotros podamos experimentar la alegría de descubrir el poder de Dios; la alegría de conocer que, por Él, podemos vivir liberados del pecado y así, entrar en la profundidad de su Amor. 

Nunca olvidemos que Jesús ha resucitado y sigue siempre cerca de nosotros.

(Cf) P. David Amado Fernández

Fuente: Magnificat. Semana Santa 2024

sábado, 30 de marzo de 2024

VIGILIA PASCUAL

Fuente: Parroquia de Nuestra Señora de Belén

Oh Dios, poder inmutable y luz sin ocaso,

mira con bondad el sacramento admirable de la Iglesia entera

y, en cumplimiento de tus eternos designios,

lleva a feliz término

la obra de la salvación humana;

y que todo el mundo experimente y vea

cómo lo abatido se levanta, 

lo viejo se renueva

y todo vuelve a su integridad original,

por el mismo Jesucristo,

de quien todo procede.

Él, que vive y reina

por los siglos de los siglos. Amén  

SÁBADO SANTO

A LA VIRGEN DE LA SOLEDAD 


Fuente: Pastoralsj.org


Virgen de la Soledad:
rendido de gozos vanos,
en las rosas de tus manos
se ha muerto mi voluntad.

Cruzadas con humildad
en tu pecho sin aliento,
la mañana del portento,
tus manos fueron, Señora,
la primer cruz redentora:
la cruz del sometimiento.

Como tú te sometiste,
someterme yo quería:
para ir haciendo la vía
con sol claro o noche triste.
Ejemplo santo nos diste
cuando, en la tarde deicida,
la soledad dolorida
por los senderos mostrabas:
tocas de luto llevabas,
ojos de paloma herida.

La fruta de nuestro Bien
fue de tu llanto regada:
refugio fueron y almohada
tus rodillas, de su sien.
Otra vez, como en Belén,
tu falda cuna le hacía,
y sobre Él tu amor volvía
a las angustias primeras...
Señora: si tú quisieras
contigo le lloraría.
   

José María Pemán

 


viernes, 29 de marzo de 2024

VIERNES SANTO

Fuente: primeroscristianos.com

HIMNO 


Ya todo ha terminado, Redentor;

duerme, entra en el descanso merecido,

lavaremos tu Cuerpo tan herido

con lágrimas y ungüentos de dolor.

 

Besamos tus heridas, mi Señor:

a tus pies con un beso arrepentido,

a tus manos con beso enternecido,

tu pecho con pasión y con amor.

 

Y ahora te sembramos en el huerto

esperando que sea primavera.

Lleva la buena nueva a los que han muerto,

devuelve a Adán su libertad primera,

no tardes en volver a nuestro puerto,

que estamos impacientes, a la espera. Amén.

(Anónimo)

Fuente: Magnificat, Semana Santa 2024

jueves, 28 de marzo de 2024

Boletín Parroquial "O Sineiro", n. 643


Para consultar este Boletín Parroquial pulse AQUÍ.

 

JUEVES SANTO

 

Misa crismal. Catedral Primada de Toledo

Hoy, Jueves Santo, celebramos que Jesús instituyó el ministerio ordenado y la Eucaristía. En la Misa de hoy, los presbíteros renuevan sus promesas sacerdotales y, a continuación, se bendicen los santos óleos (el de los catecúmenos, el de los enfermos y, en último lugar, el óleo para el crisma), que son llevados en procesión por la iglesia mientras se canta el siguiente himno: “O Redémptor” (también puede cantarse otro canto apropiado).

  Oh Redentor, recibe el canto
de quienes te alabamos.

Un árbol nacido con amable luz
llevó este fruto que va a ser consagrado,
y que esta asamblea ofrece complacida
al Salvador del mundo.

Dígnate tú,
excelso Rey de la tierra,
consagrar este olivo, signo viviente,
contra los poderes de los demonios.

La unción del crisma
renueve a todos los hombres,
y su dignidad herida
vuelva al antiguo esplendor.

El baño del bautismo
cancela todos los pecados:  
la unción del crisma en la frente
hace descender los dones del Espíritu.

Tú has nacido del corazón del Padre,
y has descendido al seno de la Virgen,  
rescata de la muerte y reviste de luz
a quien reciba la unción del crisma.

Sea para nosotros un día de fiesta
que dure por los siglos eternos,  
día santo y glorioso
que nunca conozca el ocaso.

 

miércoles, 27 de marzo de 2024

MIÉRCOLES SANTO

PRECES

En estos días en que recordamos con mayor intensidad cómo Jesús se ha entregado por nosotros, pidámosle que nos ayude a conocer mejor el amor que nos tiene.


Señor amantísimo,

por el amor con que entregaste la vida por tu rebaño,

te suplico y te ruego:

escribe con tu dedo en mi pecho

la dulce memoria de tu nombre delicado,

y que ningún olvido lo borre jamás.

 

Escribe en las páginas de mi corazón tus mandatos

y tu voluntad, tu ley y tus preceptos,

para que siempre y en todo lugar tenga ante los ojos,

Señor de inmensa ternura, todos tus mandamientos.

 

Dame una memoria tenaz para no olvidarlos nunca.

Fuego siempre ardiente, Amor que siempre quemas,

dulce Cristo, Jesús bueno, luz eterna e indefectible,

Pan de Vida que nos fortaleces sin que disminuyas,

resplandece en mí, ilumina y santifica a tu criatura,

vacíala de su malicia, llénala de gracia

y mantenla siempre saciada,

para que coma el alimento de tu carne

para salvación de mi alma, para que comiéndote

viva de ti, camine por ti, descanse en ti.

Juan de Fécamp

Fuente: Magnificat, Semana Santa 2024.



martes, 26 de marzo de 2024

MARTES SANTO

 

Pedro niega a Jesús. Fuente: JW.ORG

"No cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces".

Pedro negó una vez y no lloró porque el Señor no le había mirado. Le negó una segunda vez, y tampoco lloró porque el Señor todavía no le había mirado. Le negó por tercera vez; Jesús le miró, y lloró amargamente. Míranos, Señor Jesús, para que sepamos llorar nuestro pecado. Eso nos demuestra que también la caída de los santos puede ser útil. Las negaciones de Pedro no me han perjudicado; al contrario, con su arrepentimiento, he salido ganando: he aprendido a preservarme de un entorno infiel…

Si llegáis a caer en alguna falta, el Señor, testigo presente de vuestra vida escondida, os mira para recordárosla y haceros confesar vuestro error. Cuando esto os suceda, haced como Pedro, que en otra parte repita tres veces: Señor, tú sabes que te amo. Como lo negó tres veces, tres veces lo confiesa; pero lo que negó durante la noche, lo confesó a pleno día. Todo esto se ha escrito para hacernos comprender que nadie puede envanecerse. Si Pedro cayó después de haber dicho: Aunque todos caigan por tu causa, yo jamás caeré, ¿Quién osará contar con sus propias fuerzas?... Enséñanos, Pedro, cuán útiles han sido tus lágrimas: te han servido, a ti que no habías sabido conducirte a ti mismo, para conducir a los demás.

San AMBROSIO

Nació en Tréveris (Alemania). De familia y educación romana, fue obispo de Milán; elocuente predicador y gran catequeta: convirtió y bautizó a san Agustín. Es doctor de la Iglesia (340-397)

LUNES SANTO

Romanos 5,8-9

La prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros. ¡Con cuánta más razón, pues justificados ahora por su sangre, seremos por Él salvos del castigo!

 

Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, porque con tu Cruz has redimido el mundo.

viernes, 22 de marzo de 2024

La oración

 Nuestro problema es que hemos pensado en la oración,

 hemos leído acerca de la oración e, incluso

 hemos aprendido con respecto a la oración; 

pero no hemos orado.

Es tiempo de comprender que la oración es la fuente del poder.

Paul Y. Cho


Fuente: el Taco Calendario del Corazón de Jesús, 2024

jueves, 21 de marzo de 2024

 

     

Los dos guerreros más poderosos son

la paciencia y el tiempo.

León Tolstói

 

Fuente: el Taco Calendario del Corazón de Jesús, 2024

miércoles, 20 de marzo de 2024

Libro de la SABIDURÍA 2,1a. 12-22

Página iluminada de una antigua Biblia italiana. Fuente: Wikipedia

Se decían los impíos, razonando equivocadamente: “Acechemos al justo, que nos resulta fastidioso: se opone a nuestro modo de actuar, nos reprocha las faltas contra la ley y nos reprende contra la educación recibida; presume de conocer a Dios y se llama a sí mismo hijo de Dios. Es un reproche contra nuestros criterios, su sola presencia nos resulta insoportable. Lleva una vida distinta de todos los demás y va por caminos diferentes. Nos considera moneda falsa y nos esquiva como a impuros. Proclama dichoso el destino de los justos, y presume de tener por padre a Dios. Veamos si es verdad lo que dice, comprobando cómo es su muerte. Si el justo es hijo de Dios, él lo auxiliará y lo librará de las manos de sus enemigos. Lo someteremos a ultrajes y torturas, para conocer su temple y comprobar su resistencia. Lo condenaremos a muerte ignominiosa, pues, según dice, Dios lo salvará”. Así discurren, pero se equivocan, pues los ciega su maldad. Desconocen los misterios de Dios, no esperan el premio de la santidad, ni creen en la recompensa de una vida intachable.

Este texto del libro de la Sabiduría, escrito en el primer siglo antes de Cristo, cuadra a la perfección al Justo por excelencia; por eso muchos santos Padres consideraron este pasaje como profético. 

Rey Salomón. Fuente: ALMUDI

sábado, 9 de marzo de 2024

Aviso importante 10 de marzo de 2024


 

Invoquemos a la Virgen, que nos acompaña en el camino de la Cuaresma

Fuente: Capilla Jesús Esperanza del Mundo


Santa Madre del Señor,

enséñanos a nosotros,

grandes y pequeños,

dominadores y servidores,

a vivir nuestra responsabilidad.

 

Ayúdanos a encontrar la fuerza

para la reconciliación y el perdón.

 

Ayúdanos a ser pacientes y humildes,

pero también libres y valientes,

como lo fuiste tú en la hora de la Cruz.

 

Tú llevas en brazos a Jesús,

el Niño que bendice,

el Niño que es el Señor del mundo.

 

De este modo,

llevando a Aquel que bendice,

te has convertido tú misma en una bendición.

 

Bendícenos; bendice nuestra ciudad y nuestro país.

Muéstranos a Jesús,

el fruto bendito de tu vientre.

 

Ruega por nosotros, pecadores,

ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. 


BENEDICTO XVI 

viernes, 8 de marzo de 2024

HIMNO

 

Fuente: Literartuarte


Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando;
cuán presto se va el placer;
cómo después de acordado
da dolor;
cómo a nuestro parecer
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

 

Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir:
allí van los señoríos,
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos;
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

 

Este mundo es el camino
para el otro, que es morada
sin pesar;
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada
sin errar.
Partimos cuando nacemos,
andamos mientras vivimos,
y llegamos
al tiempo que fenecemos;
así que, cuando morimos,
descansamos.

 

Este mundo bueno fue
si bien usásemos dél,
como debemos,
porque, según nuestra fe,
es para ganar aquel
que atendemos.
Y aun aquel Hijo de Dios,
para subirnos al cielo,
descendió
a nacer acá entre nos
y a vivir en este suelo
do murió.

Jorge Manrique

Coplas por la muerte de su padre